DESCOCIENDO - LA MARCA PERÚ IMPRESA EN EL TRAJE COLONIAL (2015)


2015

Migración y marca peru impresa en el traje colonial. Perú - España

Ante la agencia de imagen

El proyecto artístico aborda un paralelismo entre lo colonial, a través de la pintura de arcángeles del virreinato y la promoción de Marca Perú, como estrategia para crear mercado a través del breanding comercial. Los dos proyectos constructores del otro desde un discurso legitimizado.
La pintura de arcabuceros fue una herramienta evangelizadora y de difusión identitaria de la cultura americana frente a la europea. La transmisión de la imagen, a través de producción en masa, significaría una estrategia política y económica.
“En 1713 – 1730 la mina de potosí llega a su mínima producción, afectando la crisis del Qusco, y se plantea cambiar la necesidad de reemplazar los oficios derivados de la mina y el comercio con otra mercancía. Esta sería la pintura cusqueña por su ganado prestigio.” (Gisbert, 1980) .
La pintura del arcabuceros significaría un gran brote comercial. A nivel ideológico en los trajes de los cuadros de los arcabuceros se imprimieron dioses, astros y cambios atmosféricos que los indígenas adoraban. Por ello, considero el vestido como espacio de subversión, de sincretismo y apropiación política. El traje como artefacto cultural me sirve para analizar la representación del sujeto. Considero que el traje de los arcabuceros fue y sigue siendo la imagen mediatizada y oficial que representa al americano civilizado y evangelizado ante el viejo mundo. Por otro lado, en la actualidad el breanding comercial ha hecho del comercio turístico un campo donde las marcas países representan la ciudadanía. Donde la identidad se convierte en signo consumible. Víctor Vich señala que la búsqueda por acumular capital de parte de las ciudades ejerce la figura llamada “esencialismo”[1] donde se lucha por mayor visibilidad económica y por ende, política. Por tanto lo intercultural que debería ser el encuentro y negociación entre culturas, desfallece en una especie de mercado étnico de lucha por un mayor mercado. El contrapunto sucede cuando la estética perteneciente a las esferas de poder es la que ejerce su poder generalizando una comunidad, una nación. La migración como fuerza contraria que se construye a partir del encuentro de contrapuestos da pase a nuevas estructuras simbólicas. En el proyecto incorporo a los trajes elementos que simbolicen otras estéticas, “estéticas alteradas” a través de materiales considerados “emergentes” como esteras, tejidos y apropiaciones de la marca Perú como imagen que en la actualidad pretende legitimarse como la nueva imagen de la ciudadanía. Los trajes utilizan como base los trajes que utilizan los arcángeles arcabuceros en los retratados de la pintura cusqueña. En el Primer traje: Hecho de tierra (interior) y tela de sacristía con aplicaciones de pines intervenidos (exterior). Los pines simulan ser monedas marca peru. Estas 100 monedas sirven de ornamento y llevan inscritas la siguiente frase: no solo somos uno. En el segundo traje: la rafia de las bolsas de mercado para reescribir el lema de Cuaves “porque no tenemos nada, lo haremos todo” que ha sido un intentando de dignificar el trabajo elaborado de los primeros pobladores de villa el salvador. La frase se repite cual aplicación por los exteriores del traje. Y por el interior una estructura de esteras, elemento que recuerda las primeras invasiones, contrasta con el colorido de la parte externa. El resto de los objetos; monedas, corbata y letras, desestructuran la visualidad mostrada en los dos primeros trajes logrando en su conjunto que la crítica y la urgencia de nueva imagen sea una exploración contante. Un escrito bidimensional que diga “Progreso” realizado con la modulación de esteras. El escrito se apropia de la caligrafía de marca perú. De esa manera el proyecto tiene como objetivo crear objetos visuales que dialoguen sobre la construcción de la representación cultural del migrante interno negada a partir de la ideología marca peru. Esta parte del proyecto ya está realizada sin embargo mi intención es elaborar la segunda parte con la imagen turística desde afuera. El recorrido España – Perú desde las lógicas del mercado turístico que afecta la imagen del migrante externo (identidad peruana). Para mí, es muy importante cerrar el círculo para desmantelar las políticas de representación desde la producción visual de marca Perú, breading comercial , para el público turístico externo y como ello confluye para la representación de una identidad peruana. [1] El “esencialismo” local por su lucha en el mercado, está terminando por producir identidades “cerradas” donde el otro (otra cultura) termina siendo el enemigo dentro del mercado y no parte constituyente. (2008) .Las políticas culturales en debate: lo intercultural, lo subalterno y la dimensión universalista.